Romance de la Negra Rubia. Gabriela Cabezón Cámara


Gabriela Cabezón Cámara escribe cosas como esta:

Tensa como cuerda de arco, como sapo con habano, como volcán sin salida, como castidad de preso

o

ella avanzaba ligera y fuerte, como un tanque ultraliviano, como un tigre sin hambre, como una Napoleona de vacaciones en Cancún, como Walt Disney navegando hacia un glaciar, como un misil que atraviesa la atmósfera certero pero apenas arañándola como si fuera un barquito y uno un arma de destrucción masiva.

Bueno. Así es ella. Mordaz, dura, ocurrente, muy inteligente. Esta breve novela está construida en base a imágenes que la autora vio en la crisis de 2001. Y desde allí una historia alucinante, delirante, preciosa, sobre un montón de cuestiones que tienen que ver con la política, el cuerpo, el poder, el sacrificio, las palabras y tantísimas cosas más que encierran estas pocas páginas.

¡Salute, Gabriela!







Gabriela Cabezón Cámara. Romance de la Negra Rubia. Eterna Cadencia, 2014


Resumen de la editorial:
En medio de amenazas policiales, cámaras de televisión, vuelo de inodoros, sillones y proyectiles de todo tipo, una poeta se quema a lo bonzo para resistir un desalojo. Luego se preguntará por qué no incendió a los canas en lugar de prenderse fuego a sí misma, pero para entonces, ya se habrá convertido en una santa al frente de una vanguardia y con el suficiente poder como para conseguir prácticamente cualquier cosa para su comunidad.
Desde “el día del estallido” o “el sacrificio fundante”, como empezaron a llamarlo, rodeados de organizaciones populares, punteros políticos y diversos grupos de artistas más o menos insurgentes y emergentes, los desalojados llamaron instalación a su campamento y performance a la vida que llevaron ahí. Hasta que el poder de la santidad y el oportunismo político los convirtió en propietarios, con papeles y todo, del mismo edificio del que habían sido echados, inaugurando una etapa de impensados logros.
Una novela al mejor estilo Cabezón Cámara, llena de desenfreno y desmesura, sobre el arte que se transforma en vida y la vida en arte, sobre la construcción del mito y el relato que sostiene a una comunidad en relación con el poder político y los medios.

Historia de una desobediencia. Mabel Bellucci


Mañana es un día histórico en Argentina. Es 2018 y por primera vez llega al recinto de la Cámara de Diputados una ley que despenaliza el aborto. Muchas de nosotras estamos viviendo el "Mundial Feminista". Estamos ansiosas, intensas, contando votos, militando en cada espacio que podemos: en la calle, poniendo el cuerpo, sobre todo, como siempre. También, en estos tiempos, en las redes. Estamos contando cada voto, sufriendo cada indeciso que se pronuncia por el aborto clandestino, puteando a los anti-derechos que amenazan o mienten descaradamente. Sufrimos, sufro, porque el "poroteo" nos da siempre abajo por unos pocos votos, pero también estamos, estoy, eufórica, contenta, esperanzada. Gritamos cada voto a favor como un gol en una final. Si la ley no sale esta vez, saldrá más pronto que tarde. La "marea verde" es indetenible: no será gratis para las diputadas y diputados votar en contra de las mujeres. Esta revolución violeta y verde no se detiene.

El libro: más allá de alguna mirada algo sesgada político-partidariamente hablando, resulta del todo imprescindible para conocer a nuestras pioneras. He descubierto mujeres que no sabía que habían existido y que pusieron el cuerpo y la cara en momentos menos propicios que estos. Hay que estar atentas y ser un poco más humildes: ni ellas, ni nosotras que tenemos más de 40, ni las pibas de 16 o 17 nacieron/nacimos feministas. Cada una hizo su propio aprendizaje. Como dijo en este debate Luciana Peker, en este tema nadie pide "coherencia" con lo que pensaba en el pasado. Acá es revolucionario aprender y revisar posiciones.

#AbortoLegalSeguroYGratuito. #QueSeaLey 💚

















Mabel Bellucci. Historia de una desobediencia. Aborto y feminismo. Capital Intelectual, 2014

Resumen de la editorial:
El libro Historia de una desobediencia. Aborto y feminismo “escapa (por suerte) a las tipificaciones disciplinarias y por ende resiste una lectura convencional”, como bien señala el prólogo de este libro. Es una rigurosa constelación de genealogías y cartografías de las luchas por el derecho al aborto en Argentina, desde los años setenta hasta la actualidad. Por lo que se torna un material de lectura obligada tanto para el activismo callejero como para las especialistas varias.
“Ningún libro da cuenta de todo”, dice Mabel Bellucci; no obstante, realiza un notable esfuerzo por plasmar a lo largo de sus páginas una pluralidad de voces y de recorridos transitados alrededor del “único lugar donde convergen todas las tendencias del feminismo”: el aborto. Historia que es desobediente hasta en los modos en que se escribe. Historia que se entrecruza con otras historias y que a la vez de ser un punto de llegada necesario, se constituye como punto de partida para repensar los modos en los que se inscriben las pugnas por el aborto legal en el presente.
Esto es algo que indaga y propone el libro: la potencia subversiva de los abortos que nos hacemos –y que por lo demás siempre nos hicimos– y la eficacia y resistencia política de hablar de y sobre ellos. Teorizar la práctica es una de sus premisas. En ese sentido, su recorrido se entreteje en un diálogo fructífero, no siempre exento de tensiones, una lectura en la que la intervención política y la producción intelectual se encuentran íntima y necesariamente vinculadas. En ese entramado se evidencian los cruces entre diferentes grupos de afinidades. Se torna así un proyecto colectivo que es producto de esa urdimbre de cercanías político-afectivas.
Si hubo un tiempo para el susurro fecundo, hoy es tiempo a viva voz. Historia de una desobediencia. Aborto y feminismo es una de las bocas abiertas en ese grito compartido en un devenir minoritario de transmisión de legados.



Los ojos vendados. Siri Hustvedt


Me encanta Siri Hustvedt. Me resultó impactante cómo puede sacar todos esos procesos mentales de un momento tan difícil de la vida como la post adolescencia, la identidad propia, y ponerlo en palabras tan claras y cautivantes. 

La novela es muy atrapante, sus historias perturbadoras, con un toque de perversidad e incómodas. ¿Dónde, dentro nuestro y afuera, están los límites?










Siri Hustvedt. Los ojos vendados. Seix Barral, 2018 (1992)

Resumen de la editorial
Iris Vegan es una joven estudiante de Literatura de la Universidad de Columbia  que se busca a sí misma en la ciudad de Nueva York, donde los encuentros fortuitos pueden alterar el curso de una vida para siempre. Así, en ese intento por definirse, Iris e cruelmente recompensada por el destino al cruzare con cinco desconocidos que amenazan con romper su frágil identidad.
Esta brillante, hipnótica y turbadora novela es una compleja exploración de un desasosiego vital. Con un estilo original y una voz lúcida, esta obra es un desafío a nuestro concepto de la relación entre realidad y ficción, y la penetrante presentación de una mente afligida.

El mal de Portnoy. Philip Roth


Resulta que el sábado 19 de mayo estaba como cada sábado al mediodía escuchando la ma-ra-vi-llo-sa columna radial de Mariana Enriquez. Explicó ese día, con su humor y desparpajo, por qué este año no habrá Nobel de Literatura. Y deslizó que quizá en 2019, uno de los dos premios fuera para Philip Roth. Hace rato que lo tenía pendiente así que ese sábado hice mi lista de Roth(s) y desde el lunes la paseé en mi bolso sin pasar por la librería. Hasta que... Roth se murió, yo pasé por la librería, el librero no sabía de su muerte... y no había libros de Roth. Es lo que hay.

Ana me recomendó varios para empezar pero elegí este. Hice bien. El mal de Portnoy me pareció brutal, deliciosamente guarra, la excelente pintura de una familia judía estadounidense y de un varón salido de allí, con sus obsesiones, su culpa, su ironía, su humor, su desesperación.

(Especial guiño para mí de Roth, incluso antes de que yo naciera: una persona de bien no puede enamorarse de otra que tenga errores ortográficos de magnitud. Quienes me conocen, entienden 😖😜)







Philip Roth. El mal de Portnoy. Seix Barral, 2005 (1969)

Resumen de la editorial:
En sus sesiones de psicoanálisis, Alexander Portnoy confiesa que la obsesión por el sexo ha dominado su vida. Portnoy,Mal de [llamado así por Alexander Portnoy (1933- )].Trastorno en que los impulsos altruistas y morales se experimentan con mucha intensidad, pero se hallan en perpetua guerra con el deseo sexual más extremado y, en ocasiones, perverso. Al respecto dice Spielvogel: «Abundan los actos de exhibicionismo, voyeurismo, fetichismo y autoerotismo, así como el coito oral; no obstante, y como consecuencia de la “moral” del paciente, ni la fantasía ni el acto resultan en una auténtica gratificación sexual, sino en otro tipo de sentimientos, que se imponen a todos los demás: la vergüenza y el temor al castigo, sobre todo en forma de castración»
(Spielvogel,O., «El pene confuso», Internationale Zeitschrift für Psychoanalyse, vol.XXIV,p.909). Spielvogel considera que estos síntomas pueden remontarse a los vínculos que hayan prevalecido en la relación madre-hijo


Fractura. Andrés Neuman


Hace tiempo que el nombre de Andrés Neuman venía resonándome y debuto con su última novela. Que me sorprendió es lo primero que puedo decir. Y: que me fascinó y me tuvo atrapada varios días, que me resultó triste, graciosa, sabia, conmovedora, feminista, ecologista. 

Neuman teje su novela a partir de una "catástrofe" atómica y las huellas que ésta dejó en un niño entonces y a lo largo de toda su vida. El punto de partida es otra "catástrofe": Fukushima. Sin golpes bajos, vamos recorriendo la vida de Watanabe por distintos países y la vida de cuatro mujeres (sabias, muy sabias ellas) entrando y saliendo de su vida. Nos adentramos entonces en los entresijos de los olvidos personales y los colectivos, la memoria personal y la colectiva, la figura de la víctima y la del testigo, las cicatrices, las fracturas. 

Esta es una novela de esas que se quedan con una durante mucho tiempo. Y Neuman un tipo para seguir. 

Recomiendo esta entrevista sobre Fractura, la escritura, el feminismo.

























Andrés Neuman. Fractura. Alfaguara, 2018

Resumen de la editorial:
«Me mostró sus cicatrices. Un fino entramado en los antebrazos y la espalda. Parecía transportar un árbol. Luego él vio las mías. Nos sentimos livianos, un poco feos y muy bellos. Dos supervivientes.»
El señor Watanabe, superviviente de la bomba atómica, se siente un fugitivo de su propia memoria y está a punto de tomar una de las decisiones más cruciales de su vida. El terremoto previo al accidente de Fukushima provoca un movimiento de placas que remueve el pasado colectivo.
Cuatro mujeres narran sus vidas y sus recuerdos de Watanabe a un enigmático periodista argentino, en un recorrido sentimental y político por ciudades como Tokio, París, Nueva York, Buenos Aires o Madrid. Este cruce de idiomas, países y parejas va revelando cómo nada ocurre en un solo lugar, cómo cada acontecimiento se expande hasta hacer temblar las antípodas. El modo en que las sociedades recuerdan y, sobre todo, olvidan.
En Fractura se entretejen amor y humor, historia y energía, la belleza que emerge de las cosas rotas. Con esta novela Andrés Neuman regresa con fuerza a la narrativa de largo aliento, que lo consagró internacionalmente con El viajero del siglo, y firma su obra mayor.